Top

¿Estas durmiendo bien?

¿Estas durmiendo bien?

Uno de los aspectos que muchas veces no presta mucha atención es nuestro ciclo de sueño.

¿Cuánto y cómo dormimos es un aspecto muy importante de nuestra salud? En una sociedad en donde se nos enseña continuamente a estar conectadas y  haciendo algo nos hace desconectarnos un poco de esta necesidad básica de dormir. El dormir es tan esencial como el comer y ejercitarse.  

Déjame compartir algunas razones por la que el dormir es tan importante para ti:

  • Tu cuerpo descansa pero tu cerebro trabaja intensamente para procesar toda la información que has colectado durante el día. Es muy interesante el proceso neuronal que sucede en las fases del sueño, te invito a que leas más sobre este punto es super interesante.

  • Mientras descansas, tu sistema inmunológico se fortalece. Estudios confirman que tu cuerpo libera proteínas de citoquinas, que ayudan a proteger contra la inflamación y la infección. Por esto se recomienda dormir cuando estamos enfermas. En adición cuando llevamos mucho tiempo sin descansar estamos más propensos a enfermarse.

  • Otras hormonas que se regulan mientras dormimos son las  norepinefrina, la serotonina y la dopamina. Estas hormonas nos ayudan a mantenernos alerta y regular nuestro estado de ánimo durante el día.

  • Mientras dormimos el cuerpo produce alrededor del 70% de la hormona del crecimiento humano (HGH)  que permite la reparación muscular y te permite mayor eficiencia para recuperarte de tus entrenamientos y ver resultados. ¿Cómo? Al aumentar el flujo sanguíneo a los músculos se produce el crecimiento y la reparación del tejido.

Bueno esto son solo algunas de las razones de porqué tienes que ocuparte de crear una rutina saludable de dormir. Las recomendaciones son dormir de 7 a 9 horas diarias de manera ininterrumpida para apoyar un estilo de vida saludable.  

¿Cómo estás descansando? ¿Menos de 7 horas diarias? ¿Te da dificultad encontrar el sueño? ¿Te desvelas? Aquí te comparto algunos consejos que pueden ayudarte a conciliar el sueño:

  1. Establecer tu horario de dormir: Se trata de poner una alarma para irte a la cama o comenzar tu preparación para dormir a una hora (claro date espacio para la flexibilidad). Crear este horario va ayudar a tu cuerpo a la regulación de su reloj biológico. La hormona de la melatonina es la que nos ayuda a conciliar el sueño y seguir durmiendo. Con el estilo de vida nocturno y el uso de equipos como el celular, computador, o televisión en la noche hace que la luz artificial le indique al cuerpo que no es tiempo de dormir por lo que la producción de la  melatonina es mínima.

    • Esta rutina debe incluir el eliminar la luz artificial.

    • Que el área en donde duermas te permita relajar.

    • Que el área en donde duermes este oscuro y a una temperatura cómoda para ti.

  2. La técnica 4-7-8: Se trata de inhalar durante 4 segundos, contener la respiración durante 7 segundos y luego exhalar durante 8 segundos. La primera fase de inhalar por la nariz vas hacerlo de forma natural y cuentas hasta 4, aguantas la respiración por 7 segundos (puedes ir incrementando estos segundos poco a poco para que evites que te mareas si 7 segundos se vuelve mucho), y al exhalar vas a expulsar todo el aire de tus pulmones durante 8 segundos. Se recomienda que lo hagas acostada en la cama y que aproveches este tiempo para enfocarte en ese movimiento de respiración.

  3. Tés, mezclas de herbales, una ducha de agua tibia, y/o meditación son estrategias que han demostrado ayudar algunas personas a conciliar el sueño y crear una rutina efectiva para descansar. 

¿Tienes alguna pregunta? ¿Has tratado algunas de estas estrategias y te han o no te han funcionado?

Share
No Comments
Add Comment